Anarquía relacional

Estoy harto de que pensemos en el amor de pareja como lo más valioso que existe. Bajo ese esquema de la realidad, ¿qué pasa si alguien no consigue una pareja? ¿No logra entonces llegar a todo su potencial humano? ¿Jamás puede alcanzar la verdadera felicidad? Es limitante pensar que sólo en las relaciones de pareja se puede obtener lo que las personas necesitamos para sentirnos vistas. No existe una única persona con la que puedes reír o dar cariño, o sentirte retado, o hacer una casa o compartir cuenta de banco o llevar a las fiestas navideñas.

Mi primer noviazgo terminó con esta pregunta: “¿Tú crees que se pueda querer a más de una persona a la vez?”. Fue devastador. Y cuando pasó, creí que era la peor de mis tragedias. Mi idea era que debía ser exclusivo, o no era amor.


Ahora, la idea de que en todo momento sólo puede existir una sola persona que sea verdaderamente importante para ti me parece ofensiva y francamente muy infantil. Esta idea, a la que llamamos amatonormatividad, viene de todos lados y está constantemente presionándonos para casarnos, entrarle al romance y a la vida en pareja.


Una propuesta que busca retar al paradigma que dice que necesitas romance para ser un humano completo es la anarquía relacional. La idea detrás de esta ética de relaciones es que cada relación es única y sólo le pertenece a las dos personas dentro de ella, así que puedes moldearlas a tu antojo ¿Quieres casarte con alguien con quien no tienes una relación sexual? Adelante. ¿La única persona con la que quisieras criar un hijo es un amigo con el que no tienes una relación romántica? Go for it. Lo único que le importa al anarquismo relacional es que construyamos las relaciones que queremos con las personas que queremos, sin tener que encajar en los moldes que hemos visto en el cine o que internalizamos por los ideales de nuestra cultura.

Con esto en mente es importante recordar que el anarquismo relacional no es una excusa para coger con quien quieras y al día siguiente sordearte poniendo como excusa que no crees en las relaciones avaladas por el sistema legal y que hay que acabar con el estado. Eso solo es ser un fuckboy, y no tiene nada de revolucionario. En su ensayo criticando a quienes usan etiquetas progresistas para consumir cuerpos y abandonar sus responsabilidades afectivas, Zoe Belinksy escribe:


También hay quienes creen que la AR es principalmente sobre autonomía personal, a tal grado que verdaderamente creen que cualquier persona que les pida presencia emocional, o que realicen trabajo emocional, o en general que atiendan necesidades personales y emocionales de otros, son percibidas como infringiendo la autonomía de esa persona. “No tengo que hablar sobre tus emociones porque son tu responsabilidad, no mía”. Los he visto en espacios cuir, coleccionando parejas vulnerables, saltando de relación en relación mientras que sus parejas flotan lentamente a la deriva, eventualmente percatándose de que esta persona no se preocupa un carajo por ellos, excepto como un objeto sexual. Eso no es ética relacional, es consumo de relaciones. Y no produce comunidad, sino condiciones de desechabilidad. 


La anarquía relacional es, entonces, una ética de relaciones fuertemente ligada a sus implicaciones políticas. No se trata sólo de sexo ni del derecho a coger con quien quieras, sino de la idea misma de que tener sexo ponga tus relaciones en una categoría privilegiada. La anarquía relacional rechaza cualquier jerarquía al mismo tiempo que pone en duda las narrativas y preconcepciones que buscan imponer desde afuera cómo se deben ver nuestras relaciones.


Al final, el punto de todo esto es divertirnos, y aunque no tienes que ser un anarquista declarado para cuestionar la forma en que te relacionas, el mundo se compone de opresiones cruzadas, y cuando comenzamos a cuestionar una, el escaparate entero se viene abajo. El maestro Zen Dahui escribió


Las ansiedades mundanas son como los eslabones de una cadena, enlazados juntos continuamente y sin descanso. Si puedes deshacerte de ellos, ¡deshazte de ellos inmediatamente! Como has sido habituado a ellos desde el tiempo sin inicio, hasta el punto donde se han vuelto totalmente familiares, si no te aplicas a luchar contra ellos, entonces mientras el tiempo pase, sin saber y sin estar consciente, se habrán adentrado en lo más profundo de ti.


Si no nos cuestionamos activamente la vida que se nos ha vendido, es muy fácil comprarnos todo el paquete. Hay una razón por la cuál todo está conectado, y es que:


El estado patriarcal capitalista heteronormado QUIERE que inviertas todo tu tiempo libre, energía, recursos y emociones en el emparejamiento romántico, en el matrimonio, en el sexo. QUIERE que menosprecies tus amistades, que te aisles de toda persona que no sea tu pareja romántica, que seas un individuo ensimismado sin ataduras ni compromisos con nadie que no sea tu cónyuge. ¿Por qué? Porque la amistad podría llevar a comunidad y la comunidad podría llevar a acción política colectiva, y eso podría convertirse en revolución. 

RELATIONSHIP ANARCHY IS NOT ABOUT SEX OR POLYAMORY – The Thinking Asexual


El anarquismo relacional es, sobretodo, una forma de resistir a la máquina de la opresión que nos dice que sólo podemos obtener y dar cariño, cuidados, caricias e intimidad emocional de otra persona si decidimos hacerla nuestra única pareja. No es coincidencia que esa sea la relación santificada por el estado y la iglesia para compartir casa y procrear. ¿Por qué no podemos obtener todo eso de nuestros amigos también?


Estoy seguro de que incluso si lo que digo tiene sentido para ti, puede no cambiar el hecho de que quieres esa relación, y eso también se vale. ¿Cuál es el punto de pensar acerca de esto entonces? Para mí, lo importante no es tanto que nos organicemos para destruir la institución del matrimonio y todas las narrativas sobre el amor (aunque sí me gustaría), lo importante es que nos demos cuenta de que sólo son ideas, y de que podemos amar como nosotros queramos. Podemos relacionarnos como nosotros queramos. Podemos dejar de estar encajonados torpemente en una única narrativa de una vida feliz.


Tenemos la oportunidad de crear relaciones únicas y que funcionen de formas que nos hagan sentir satisfechas y libres. En esa capacidad para crear, para crear juntos, se encuentra un potencial transformador que aún no hemos explorado.

¿Se puede querer a más de una persona a la vez? Ya lo hacemos, y viene siendo tiempo de que veamos lo maravilloso que es.

Para saber más:

Manifiesto de la anarquía relacional.

Artículo de Kalasutra con una propuesta para el libertarianismo relacional.

Sobre los fuckboys en el AR.

Si te gustó este texto, me haría muy feliz que lo compartieras con tus amigos y amigas. Si quieres leer más puedes seguirme en Twitter. Y si te gusta mucho lo que escribo, puedes contribuir al crecimiento de esta página o invitarme un café por medio de Ko-fi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s