Lo que hace una carta

Si eres una persona que quiero, lo más probable es que te haya escrito una carta. Ya sea que la hayas recibido en persona o por correo electrónico, seguro te ha llegado al menos una. Es probable, porque es la manera en que sé decirle a las personas que me importan, si no es así, acepta mis disculpas por la tardanza.

Aunque no tiene las ventajas de una conversación inmediata, como hablar con alguien en persona, o por mensaje de texto, escribir una carta logra algo único: abre un espacio íntimo libre de interrupciones. Puedes explorar poco a poco con tus palabras lo que realmente quieres expresar, sin temor a que el tema cambie, o te interrumpan. Ser sinceros toma valor, por lo que tener un espacio donde puedas aventurarte a decir lo que realmente sientes sin temor a que salga con torpeza puede ser la única manera de sacarlo.

Es así, porque aunque las cartas no te dan la oportunidad de ser espontáneo, sí te dan la oportunidad de editarte. Puedes entenderlo si alguna vez has dicho algo que no ha salido exactamente como querías, o que sientes que pudiste haber dicho mejor para que se entendiera lo que estaba en tu mente. El tiempo que hay entre cada respuesta nos obliga a ser cuidadosos con las palabras y honestos con lo que le queremos dar a quien recibe nuestra carta, su naturaleza misma exige reflexión.

Cuando aprendí a tenerle amor a las cartas, mi mejor amiga de entonces me dijo que lo que las hacía tan especiales es que no se siente presión por contestarlas. Puedes tener intercambios de correspondencia por años con una persona, o puedes darle una carta a alguien y que nunca haya respuesta. Eso no le quita nada a quién la envía ni a quien la recibe.

Entonces, las cartas son importantes para mí. Es una de las razones por las que Violet Evergarden me habla con tanta fuerza. Es un anime basado en la novela original del mismo nombre y nos cuenta la historia de Violet una antigua militar que perdió ambos brazos en combate y que, con la guerra terminada, tiene que descubrir cómo vivir el resto de su vida, pues habiendo servido en el ejército termina con estrés postraumático y un nulo desarrollo emocional. Gracias a un amigo del Mayor, su ex-oficial al mando, consigue trabajo en una oficina postal. Ahí descubre que hay quienes se dedican a escribir cartas para otros, así que decide que para llegar a realmente entender a las personas, y más específicamente, entender las últimas palabras que el Mayor le dijo, tomará el oficio de escritora fantasma.

Aunque comienza con torpeza, y lo que escribe se asemeja más al frío de un reporte militar que a la calidez de una carta, poco a poco comienza a entender los sentimientos de las personas y la manera en que una carta puede acercarnos unos con otros. Después de ayudar a distintas personas a acceder a sus propias emociones, logra por fin entender el amor que recibió, y poner en palabras el que da.

Violet, tanto la serie como la protagonista, nos muestran que al poner en palabras y hacer explícito lo que realmente sentimos, las cartas tienen el poder de curarnos, de conectarnos con las personas que queremos, e incluso de darnos paz y trascender la muerte.

Pero las palabras que decimos sólo pueden capturar una parte de la realidad. Jamás lo que yo tenga en mi cabeza va a poder ser contenido en palabras, y por más virtuosa escritura que alguien posea, jamás vamos a poder acceder a su vida interior. A través de las cartas ponemos la prueba a otros para confirmar nuestra existencia. Si nos entienden un poco, si les llega algo verdaderamente nuestro, algo de nuestro calor, la carta cumple su objetivo.

En sus mejores versiones, las cartas pueden trasformar nuestras conexiones, disolver la distancia y cementarse en el tesoro de nuestras memorias para siempre. Violet aprende que hay cartas que pueden lograrlo y cartas que no, y no depende de nuestra habilidad para escribir o la longitud de nuestro mensaje. Solo hay que ser honestos.

Puedes ver Violet Evergarden completa en Netflix.

Si quieres leer un artículo en inglés sobre cómo Violet Evergarden aborda el tema de la guerra, da click aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s