Una buena película (Isla de perros)

Este abril, Wes Anderson estrenó en México su nueva película animada Isla de perros. No es muy controversial decir que a todos nos gustó. Es ligera, graciosa, la animación es de una calidad impresionante, y lo más importante de todo: tiene perritos. Sin embargo, al terminar de verla pensé en lo que acababa de ver, y me pareció que la película en su totalidad no funciona como historia. Me explico:

Uno de los problemas más grandes de la película es que no sabe qué historia quiere contar, a veces parece la historia de todos los perritos y de la ciudad, y a veces parece que tenemos protagonistas específicos que son los que mueven la historia, creando confusión sobre qué historia estamos siguiendo. Por ejemplo, el enfoque de la primera parte de la película está en los amigos perritos de Chief, o al menos así se siente porque la historia se mueve a donde ellos quieren que vaya. Chief, nuestro supuesto protagonista, no tiene agencia, sólo se acopla a las decisiones tomadas por los demás. Sí, lo hace a regañadientes y diciendo que es un perro de la calle que muerde, pero no ofrece verdadera resistencia. Por lo tanto, no existe un conflicto que explique su relación y la del espectador con los otros perritos. A la mitad de la película los perritos se desvanecen de la historia y pasan a ser personajes sin importancia. 

Encima, hay dos subtramas románticas que no tienen ningún impacto en la historia y, aún peor, no son interesantes. Hablo de las relaciones Nutmeg-Chief y Atari-Tracy. Ahora, no significa que siempre debe haber una razón para que haya una subtrama romántica, puede simplemente existir como parte de la vida de los personajes. Después de todo, nos gusta que nuestros personajes favoritos sean felices. El problema es que ninguna de las dos está dramatizada, simplemente sucede sin hacer nada que busque despertar nuestro interés. ¿Queremos que estén juntos? ¿No queremos? ¿Nos importa? Algo interesante es que la relación Spots – Peppermint, que debería ser la menos relevante a la historia, no sufre de esto porque funciona como catalizador de un cambio importante al llevar a Spots a renunciar y dejarle su puesto a Chief, con lo cual cerramos su arco narrativo. 

El último problema es sobre los conflictos que mueven la historia. El conflicto externo es claro, y es el que lees en la sinopsis de la película sobre el exilio de los perros a la isla basura. Por otro lado, el conflicto interno de Chief no es tan fácil de explicar. Al principio creí que la película se trataba sobre cómo un perro que mordía se hacía un perro que cuidaba, pero esa interpretación no encajaba con la película y se acomodaba de forma muy torpe a su esquema. Una observación a los nombres de los perros nos da la solución; Chief, Boss, Duke, King y Rex son nombres muy similares en la idea que transmiten, y no parecía coincidencia que hubieran sido escogidos así. El hecho de que el nombre de Chief entre dentro del patrón no es una equivocación, es parte fundamental de su historia. No hay diferencia entre su nombre y el de los perros buenos, porque él también es un buen perro. Todo su discurso acerca de que es un perro que muerde y que no cree en los amos es sólo una fachada. Lo podemos ver incluso reflejado en su color, la transición de negro a blanco ocurre en conjunto con su abandono de la identidad que necesitaba para estar seguro, de su disfraz.

Sin embargo, entender el conflicto no lo hace efectivo. Tal vez tiene que ver con que la resolución del arca de Chief llega a la mitad de la película y debemos esperar casi 40 minutos para la resolución del conflicto de la ciudad, o tal vez con que Chief parece no tener un verdadero dilema, sólo es un poco necio, o tal vez es porque el cambio en Chief no tiene ningún impacto en el desenlace final. Spots es el que termina defendiendo a Atari y perdiendo su ojo, Chief no sacrifica nada. La transformación no tuvo ninguna consecuencia, sólo sucedió.

Todos estos errores no convierten a Isla de perros en una película mala, y nos puede seguir gustando de la misma forma aún siendo conscientes de sus debilidades. Además, en vista de todos estos tropiezos, es maravillosa nuestra habilidad como personas para encariñarnos con ciertos personajes, aunque sean perritos, y una historia, aunque no sea perfecta.

Un comentario en “Una buena película (Isla de perros)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s