Actos escapistas en la narrativa (The Good Place)

Ver The Good Place es una experiencia muy curiosa. Me recuerda menos a estar viendo una sitcom tradicional como Friends, y más a estar en el espectáculo de un mago. Uno de esos escapistas que se ponen a sí mismos en situaciones imposibles y peligrosas. Cuando te explican cómo va a ser su truco no parece que de verdad vayan a poder escapar, pero aún así se atan las manos y se encierran en un tanque lleno de agua suspendido 5 metros en el aire. Tal vez hasta hay pirañas involucradas. Al ver cómo lo empiezan a amarrar te preguntas si realmente va a lograr escapar. Tal vez sí era una situación imposible, tal vez no tomó el suficiente aire antes de comenzar. No te imaginas que esto pueda terminar bien, porque no ves una forma en que podría hacerlo. Pero al mismo tiempo, piensas, no podrían dejarlo morir en televisión nacional. Es un profesional, de seguro ya ha hecho esto miles de veces. “Houdini murió por uno de sus trucos” te dice tu hermano. No le crees, pero la duda permanece. Ya lleva mucho tiempo dentro del tanque. No sabes cómo va a salir de esta, pero si es que lo hace, quieres averiguar cómo.

Ese momento de tensión es, para mí, The Good Place. Desde el principio, la premisa es muy interesante: Eleanor (Kristen Bell), la protagonista, se entera de que ha muerto y que sí hay una vida después de la muerte. Ahora, todas las religiones tienen una versión de un lugar bueno y uno malo al que vas cuando mueres. Esta serie, como su nombre lo indica, transcurre en el lugar bueno. La clave para entender la tensión de la que hablo es que esto no es una miniserie, ni un drama, es una comedia situacional (sitcom), un formato televisivo cuya característica fundamental es que cada capítulo trata de un conflicto, o conflictos distintos que los personajes tienen en su vida diaria, y es fácil preguntarse: ¿qué tantos conflictos podría haber en una serie que literalmente toma lugar en el paraíso?

La serie resuelve la pregunta anterior en el primer capítulo metiéndose en un problema más grande. Eleanor no debería estar en el lugar bueno y para poder quedarse debe intentar convertirse en una buena persona mientras pretende ya serlo. ¿Cómo hacemos una sitcom con esto? Tal vez da para algunos episodios, pero las sitcoms están hechas para durar muchas temporadas, y esto no es suficiente. Durante toda la primera temporada tenemos una serie disfrutable, con buenos chistes, un excelente reparto y personajes con los que nos podemos comprometer emocionalmente. Pero la tensión sigue.

La historia tiene dos opciones obvias, o resuelve el conflicto principal de forma natural, tal vez en una temporada o dos, lo cual nos dejaría sin la historia que hemos seguido hasta ahora y tal vez hasta traería consigo un cambio de entorno. Aquí hay que recordar que al ser una sitcom, una de sus características fundamentales es el regreso al estatus quo. Una sitcom no puede cambiar demasiado, o pierde esa vibra hangout tan particular del formato.

La segunda opción es nunca resolverlo, o tardarse mucho en hacerlo, lo cual puede sentirse forzado o irreal. Algo así como en Gilligan’s Island, donde por tres temporadas enteras los personajes trataban de idear formas de escapar de la isla en la que estaban atrapados y siempre al final del capitulo regresaban al estatus quo, a veces de maneras ridículas.

Es muy entretenido ver cómo la serie juega con estas dos opciones y al final se decide por una tercera. No voy a spoilear, pero el patrón que emerge es claro; esta serie no quiere escapar del tanque y terminar su truco. Quiere hacer como que se le acaba el oxígeno y se lo comen las pirañas, para después aparecer en un baúl en llamas y con las manos atadas.

Tal vez la serie llegue a un punto donde se estabilice, y la veamos dirigirse a la comodidad de las sitcoms tradicionales, o tal vez su punto de equilibrio es este caos en el que se ve envuelta semana tras semana.  Lo importante, y lo que hace que valga la pena ver esta serie es que, como un buen escapista, toma riesgos grandes, y lo hace sin escamarse. No creo que se ahogue, pero ¿y si no tomó suficiente aire?.

 

La primer temporada completa de The Good Place está disponible en Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s