The Get Down es una serie imperfecta pero increíble

Después de más de medio año de espera, el fin de semana pasado llegó a Netflix la segunda parte de The Get Down. Vista en conjunto, la primer temporada tiene una confianza y ambición sin precedentes que la hace destacar entre la ya atiborrada selección de series impresionantes del “peak TV”.

La primera parte tarda en arrancar con un piloto de hora y media que se siente como de dos, y la serie en general está lejos de ser perfecta, pero sus desaciertos son tan honestos y audaces que francamente no importa.

Es una vista al mundo desde la perspectiva adolescente

Todos los capítulos de The Get Down Se sienten como el final de la temporada, sobretodo los de la segunda parte. Esto sucede porque una vez que entramos al mundo de la serie entramos a la perspectiva de los protagonistas. Para ellos todos los momentos de la serie se sienten de vida o muerte. Toda oportunidad es la última, porque así se siente cuando tienes 16 años. Sienten que si no logran en este preciso momento lo que quieren, nunca más lo van a poder alcanzar. Aunque la audiencia sepa que no es así, el riesgo se siente real, y es imposible no quedar atrapado en el deseo de “Los hermanos Get Down” por ser los mejores.

Cada escena de la serie es explotada para llegar a su máximo potencial emocional, no hay momento que la serie no pueda entrecortar con otro, o música que no pueda intercalar con diálogo para crear una sensación de fluidez en la serie y paralelos emocionales entre historias.

La sensibilidad de proporciones épicas de The Get Down hace la transición de lo literal a lo simbólico en la segunda parte de la temporada con la introducción de dibujos animados para contar su historia. Si fue una decisión creativa o económica es difícil decir, pero lo que logran es darle a la serie el aire surrealista al que parecía aspirar desde el principio. 

Hamilton está dentro de su ADN

Las similitudes con el fenómeno de Broadway van más allá de su condición como producciones musicales. Son recuentos hiperestilizados de un periodo histórico importante en Nueva York. Hamilton toma lugar en la independencia de Estados Unidos, y The Get Down a finales de los setentas, ambas usando el sonido del hip-hop para expresar la ambición y decisión de sus personajes. 

Incluso podemos encontrar ecos de la misma historia en ambas producciones. Tanto Hamilton como Ezekiel son huérfanos que a través de sus palabras y su perseverancia logran alejarse del lugar en el que crecieron. La idea que se esconde detrás de ambos personajes y sus historias es del poder de las palabras para hacer una diferencia.

La cereza del pastel es que dos actores de Hamilton hacen apariciones en la serie. Daveed Diggs, que interpreta a Laffayete y a Thomas Jefferson en Hamilton, es la versión adulta de Ezekiel. Aunque por alguna razón que desconozco, alguien más rapea por él. La que sí llega a cantar es Renée Elise Goldsberry, que en Hamilton interpreta a Angelica Schuyler y su aparición en The Get Down, aunque breve, es fabulosa.

Sus dos talentos principales

Si The Get Down no vuelve con una segunda temporada (y hay posibilidades de que eso suceda), tal vez por lo que más será recordada será por lanzar las carreras de su pareja principal: Herizen F. Guardiola y Justice Smith.

La serie hace bueno uso de todo su elenco, y cumplió con la hazaña de encontrar un papel perfecto para la extraña y casi alienígena presencia de Jaden Smith, pero con Herizen y Justice tomaron a dos talentos desconocidos confiándoles la segunda producción más cara que ha hecho Netflix, y dio resultado.

Justice Smith tiene el carisma para convertirse en un gran actor en Hollywood, y muchas de las escenas de The Get Down tienen impacto gracias a su fuerza como actor. Por otro lado, Herizen F. Guardiola no solo destaca como actriz, sino como cantante. Por sí solos, hacen que disfrutar la serie sea muy fácil. Pero no están solos, y ver The Get Down es una experiencia memorable.

La primer temporada completa de The Get Down está disponible en Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s