Las personajes de Girls no son agradables. Aquí el porqué eso es importante:

Desde que inició en el 2012, Girls ha sido motivo de controversia. La crítica más recurrente reclama la falta de representación en el programa, un aspecto muy problemático que es debido en parte a la perspectiva tan específica que Girls busca explorar. Además, Lena Dunham, la creadora y protagonista de la serie, parece ser incapaz de dar una entrevista sin emitir un comentario que despierte la ira del internet. La única crítica recurrente acerca de un aspecto narrativo es sobre las personajes de Girls y su falta de interés por ser agradables.

Es una observación acertada, pero ni siquiera se acerca a ser una crítica real. Me parece muy extraño que las personas hablen de qué tan simpático es un personaje como si fuese un mérito artístico. Parece más bien otro síntoma de una cultura que denigra a todo lo que es diferente a lo que, por una razón u otra, decidió llamar “normal”. Pero, ¿lo que buscamos del arte es que nos muestre lo “normal” una y otra vez, o que nos ayude a entrar en contacto con experiencias a las que no estamos familiarizados? En How Fiction Works, James Woods dice que

“aquellos que creen demasiado [en los personajes] tienen un conjunto de prejuicios acerca de lo que deben ser: deberíamos de llegar a ‘conocerlos’; … deberían de ‘madurar’; y deberían de ser agradables. Así que deberían de ser justo como nosotros”.

Cualquier historia que no encaje claramente en ese molde es inmediatamente descartada, pero falta dar un vistazo a la historia de la literatura para darnos cuenta que no es tan sencillo. Si solo leyéramos el tipo de historia que tiene como protagonista a alguien agradable, nos estaríamos cerrando a una gran parte de lo que el arte puede ofrecernos. Rechazar a ese grupo entero de personajes poco agradables

implica que nuestra interacción [con el arte] es la de un cortejo. Cuando los personajes no son agradables, no cumplen con nuestros estándares cambiantes. Ciertamente podemos encontrar afinidad en la ficción, pero el mérito literario no debería ser dictado por si queremos, o no ,ser amigos o amantes de aquellos acerca de los cuales leemos.*

Nadie querría ser amigo de Humbert Humbert, o de Edipo, Hamlet, Elektra, etc., pero no buscamos sus historias por eso. Las buscamos justamente por lo opuesto; nunca tendríamos contacto con personas así en nuestra vida cotidiana, y sus historias nos permiten adentrarnos en perspectivas radicalmente distintas a la nuestra. 

La manera en la que esto se relaciona con Girls tiene dos partes. La primera es el sistema televisivo, que por décadas se esforzó por ser un lugar en donde la única experiencia que podías experimentar era complacencia. Incluso con la llegada del anti-héroe a finales del siglo pasado, tenías a alguien en la pantalla a quien podías admirar. Aunque no fuera “bueno”, seguía siendo agradable, porque era admirable en otros sentidos. Girls se desvía de esta tradición y lo hace sin disculparse y sin dar explicaciones.  Las personajes de Girls nos incomodan porque estamos acostumbrados a entrar en contacto con un solo tipo de historias. 

La segunda parte la explica Roxane Gay en Bad Feminist, y tiene que ver con la injusta expectativa puesta en la vida real a las mujeres de cómo deben ser agradables en todo momento. Entonces en ficción “cuando las mujeres no son agradables, se convierten en un punto de obsesión en las conversaciones críticas por profesionales y amateurs”*. En Girls, Hannah es egoísta, antipática y no es bonita en un sentido convencional. Todo lo que nos han dicho que compone a una persona desagradable y a un mal personaje.

Sin embargo, Hannah no es un mal personaje, sus inseguridades y defensas son dolorosamente reales. Lo sabemos porque todos hemos tenido pensamientos que se asemejan a sus acciones, solo que ella no cuenta con nuestro discernimiento y prudencia. Pero ella es real, y es una experiencia que normalmente no tenemos, porque estamos muy preocupados intentando ser agradables.  Y “tal vez, entonces, los personajes desagradables, aquellos que son los más humanos, son también los que están más vivos. Tal vez esa intimidad nos incomoda porque no nos atrevemos a tener tanta vida”*.

Girls regresa a HBO el 12 de febrero. Puedes encontrar las temporadas pasadas en HBO GO.

*Las traducciones son mías y vienen de Bad Feminist.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s