BoJack Horseman y la comedia infeliz

¿Quién ve una sitcom para sentirse bien? Cuando yo veo una serie de comedia lo que quiero es cuestionar el propósito de mi existencia y darme cuenta del absurdo vacío que define mi relación con el mundo. Si entre cuestionamientos filosóficos me hace reír, supongo que no está mal, pero no se equivoquen, una buena serie debe lograr fácilmente, y en un instante, la transición de la risa, al llanto. Con esto en mente, les presento una de las mejores series de televisión en este momento y la mejor para sentirte terrible: BoJack Horseman.

Transmitir lo que BoJack Horseman te hace sentir es difícil. Es más, incluso describir de lo que trata es complicado. Aquí va un intento: en un mundo donde humanos y animales antropomórficos viven juntos, seguimos la historia de BoJack, el antiguo protagonista de Horsin’ Around, una exitosa sitcom de los noventa y cómo, después de años de retiro, intenta regresar al ojo del público escribiendo su autobiografía.

Al igual que su protagonista, los primeros episodios de la serie se sienten estancados y a primera vista, BoJack Horseman parece una serie animada para adultos como muchas otras. Es irreverente, extraña, el personaje principal se esfuerza por ser horrible con todos y durante los primeros capítulos parece ser el tipo de serie que no tiene nada más que decir sobre el mundo excepto que es gracioso ser un patán narcisista. Pero todo es parte del proceso.

Conforme BoJack deja la comodidad de una rutina que no le exige nada, y es confrontado con preguntas sobre su vida y la posibilidad de ser feliz, la serie pasa, junto con él, de ser una máquina de chistes sin corazón, a una exploración profunda de una depresión que parece más existencial que clínica. BoJack toma una premisa simple en un mundo extraño y a un protagonista caballo para explorar la condición humana de manera sincera, siempre graciosa, y muchas veces brutalmente desesperanzadora.

La serie balancea ambos aspectos de su personalidad casi sin esfuerzo y cada capítulo nos enfrenta a la realidad fútil de la búsqueda de BoJack para ser feliz, sin dejar de ser terriblemente graciosa. Gran parte del equilibrio y tono resultante es la escritura de su creador, Raphael Bob-Waksberg, pero el elenco de voces le da una profundidad a los personajes que no se ve en todas las series animadas, gracias a las personalidades de Will Arnett (Arrested Development), Alison Brie (Community), Aaron Paul (Breaking Bad), Amy Sedaris (Strangers With Candy) y Paul F. Tompkins (Mr. Show).

En esta (ligeramente editada) conversación del primer capítulo se puede vislumbrar la dirección que, más adelante, la serie tomará con su tono y los temas que explora:

DIANE: Do you know the story of the dad from The Brady Bunch?
[¿Conoces la historia del papá de The Brady Bunch?]

BOJACK: Do I know his story? If I recall correctly, he was bringing up three boys of his own.

[¿Si conozco su historia? Si recuerdo bien, estaba criando a tres niños.

DIANE: No, the story is that the guy who played the dad hated being on The Brady Bunch because he was a real actor, and he considered it beneath him. Sound familiar?Most people don’t even get to do The Brady Bunch version of the thing they want to do with their lives. You’re actually in a really good position now, because you can pretty much do anything you want. You’re responsible for your own happiness, you know?

[No, la historia es que el hombre que actuaba como el papá odiaba estar en The Brady Bunch, porque él  era un actor de verdad y lo consideraba inferior él. ¿Te suena familiar? La mayoría de las personas ni siquiera llegan a hacer el equivalente a The Brady Bunch de lo que quieren hacer con sus vidas. En realidad estás en una muy buena posición en este momento, porque puedes hacer básicamente lo que quieras. Eres responsable por tu propia felicidad, ¿sabes?]

BOJACK: Good Lord, that’s depressing. I’m responsible for my own happiness? I can’t even be responsible for my own breakfast.

[Dios mío, eso es deprimente. ¿Soy responsable por mi propia felicidad? Ni siquiera puedo ser responsable de mi propio desayuno.]

Flashback to BoJack struggling to make his own cereal

[Flashback a BoJack batallando para prepararse un cereal]

Al escuchar la historia uno inmediatamente piensa, si el papá de The Brady Bunch odiaba tanto su trabajo en la serie, ¿por qué no renunciaba? Estar inconforme y triste con lo que haces para no sentirte inseguro es algo que muchos hacemos, porque las posibilidades de lo que podríamos hacer resultan abrumadoras. Y sí, darnos cuenta de que no hay reglas para vivir puede ser atemorizante, pero solo así podemos empezar a ver que podemos vivir como nosotros queramos, y definir nosotros mismos qué significa ser felices. Aunque esa responsabilidad nos pese.

Es un intercambio relativamente sencillo, y cuya tensión la serie intenta disipar casi inmediatamente con un chiste, y es que, aunque la serie se esfuerza por introducir estos temas gradualmente como parte de la exploración y desarrollo de los personajes, no puede ocultar que detrás de los chistes inmaduros del inicio de la primera temporada, se esconde una serie sensible e inteligente. Al igual que nuestro protagonista, poco a poco se revela a sí misma como algo más complejo.

La cuarta temporada de BoJack Horseman se estrena el verano del 2017. Puedes ver las primeras tres temporadas en Netflix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s