Estudios televisivos críticos

 

La televisión ha sido vista por mucho tiempo como una caja que sólo sirve para atolondrar al espectador y hacer ruido de fondo. Hace poco descubrí que esto es cierto en la mayoría de los casos, pero hay algunas excepciones. La televisión es un medio artístico, uno muy poco explotado, lo podemos admitir, pero tan válido como el cine, la literatura o cualquier otro medio narrativo. Si has visto Arrested Development, Firefly, Rick and Morty o Breaking Bad, lo puedes atestiguar (hay muchas otras series, pero acabo de empezar y no las conozco todas, además, no voy a hacer una lista enorme, era sólo para ejemplificar. Es más, este párrafo ya debería haber terminado, pero sigo aquí tratando de darte explicaciones de por qué Game of Thrones, o cualquiera que sea la serie por la que me ibas a reclamar, no está entre mis ejemplos).

Es muy difícil definir qué clasifica como arte, y yo no me voy a echar esa tarea. En lo que sí estoy dispuesto a comprometerme es a que una serie buena debe de ser consciente de que es una serie. Con esto no me refiero necesariamente a rupturas de la cuarta pared, pero sus recursos para contar historias no pueden estar limitados sólo al diálogo y sus actores. Son aspectos importantes, pero una vez que metes la cámara, la serialización, la música, la edición y al público en la ecuación, hay un enorme conjunto nuevo de variables que puedes explotar. Community, creada por Dan Harmon, es ejemplar en este aspecto. Tanto así, que la idea original para el artículo era hablar de todo lo que la serie nos podía enseñar acerca del arte. No funcionaba para nada y me di cuenta de que estaba tratando de condensar mucha información en un espacio muy reducido. Tal vez eso haga que escriba varios artículos sobre esto, tal vez este sea el único. Ya veremos.

Uno de los aspectos más interesantes de Community es su uso de los homenajes. Hay capítulos enteros que rinden tributo a géneros como el spaghetti western, distopías futuristas, el estilo de David Fincher, entre muchos otros. Y es que este tipo de episodios no son burdas parodias que se burlan de los lugares comunes que explotan los distintos géneros del cine y la televisión, sino una adaptación a un ambiente cómico de estilos  y géneros normalmente considerados como serios. Esta serie nos muestra cómo hacer de los homenajes algo nuestro, y cómo crear arte a partir del diálogo cinematográfico. Justo como Tarantino ha hecho una carrera de su conocimiento enciclopédico de películas, mismas a las que rinde tributo en casi todas las escenas de sus películas, Community, con su explosiva creatividad, nos deja experimentar la comedia desde distintos estilos a los que estamos acostumbrados.

Dentro de la serie, Abed sirve como un reflejo de lo que la serie es para el mundo real. La mayoría de las palabras que salen de la boca de Abed son referencias a películas, y en muchos capítulos trata de recrear sus favoritas, ya sea con el consentimiento de los demás, o no. Con estos atributos, fue cuestión de tiempo para que la gente indagara acerca de la condición de Abed:

“La mayoría de los fans de Community asumen que Abed tiene el síndrome de Asperger. Muchas de las señales están ahí: Su inhabilidad para reconocer los sentimientos de los demás, su tendencia a identificarse más con el cine y la televisión que con las personas y su obsesión con analizar y categorizar los eventos. Desde el inicio, Harmon no quería especificar, pero por curiosidad eventualmente comenzó a investigar el Asperger.”*

En su investigación llegó a unos test en línea para identificar el padecimiento, los tomó y todos salían positivos. Por primera vez, Harmon se dio cuenta de que era más como Abed que cualquiera de los otros personajes de la serie. Fue con un doctor, quien confirmó a Harmon lo que los tests ya le decían. El doctor le dijo que no se trataba de padecer el síndrome o no, sino que había un espectro, y Harmon estaba en alguna parte de él. Por mucho tiempo Harmon usó las referencias cómicas de películas y programas de televisión para lograr empatizar con los demás, una característica que lo llevó a la comedia y eventualmente, a crear Community.

Hay un  capítulo donde a través de Abed podemos entender a Harmon un poco mejor. Se llama Critical Film Studies, y en él, Abed busca tener una cena normal con Jeff, otro de los personajes, alegando su deseo de, por una vez, tener una conversación honesta con alguien, sin las constantes referencias culturales que normalmente inundan sus oraciones. Resulta que Abed estaba tratando de recrear My Dinner With Andre, otra de sus películas. Al final del capítulo, Abed le ofrece a Jeff una disculpa/explicación acerca de lo que hizo. No estaba tratando de manipularlo o hacerlo quedar como un tonto, sino que escogió una película acerca de dos amigos distanciados porque era la única manera de comunicarle a Jeff cómo se sentía sobre su propia amistad. Abed, como Harmon, solo estaba tratando de conectar.

*Artículo de Brian Raftery

#andamovie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s